Aplicar correctamente el diseño de tu logotipo de empresa a toda la papelería comercial es el primer requisito para conseguir una imagen corporativa consistente y fácil de identificar por tus clientes. Si tienes un manual corporativo debería recoger, por básico que sea, las pautas para el diseño de la papelería de empresa ya que la papelería corporativa es la primera carta de presentación ante tus clientes y un elemento fundamental de la identidad corporativa. En este post te damos una serie de claves que te guiarán a la hora de diseñar la papelería técnica que mejor transmita tu imagen empresarial

La papelería de empresa básica incluye habitualmente el diseño de papel de carta, sobres de diferentes tamaños, tarjetas de visita y carpetas para entregar a los clientes documentos con una buena presentación. De forma adicional se puede incluir también el diseño gráfico de papel para facturas, etiquetas o pegatinas, albaranes y demás papelería profesional que la entidad necesite.

5 aspectos básicos en el diseño de la papelería comercial

1. Lograr unidad y consistencia

  • Repite el logotipo de tu empresa o un mismo elemento dominante que capte la atención del espectador para lograr que el diseño de tu papelería comercial sea consistente y fácil de identificar.
  • Unifica colores, tipografías y tipo de papel en toda la papelería corporativa.
  • Encarga al mismo tiempo y a la misma persona el diseño gráfico de la papelería de empresa que necesites para mantener la unidad.

2. Agrupar elementos y respetar los espacios en blanco

  • Coloca los textos y los elementos gráficos de la papelería corporativa de forma agrupada y alineados entre si.
  • Respeta los espacios en blanco, no es necesario llenar todo el espacio disponible.

3. Evitar la información innecesaria o redundante

  • No abuses de puntos, comas y paréntesis y no uses abreviaturas ni palabras como correo electrónico, email, teléfono, móvil, dirección, página web… todo el mundo entiende la información de una tarjeta de visita y sabe qué es cada cosa.
  • Si sólo incluyes los textos necesarios podrás mostrar más información de interés en menos espacio, tus clientes encontrarán mejor los datos importantes cuando los necesiten y no recargarás visualmente el diseño de tu papelería profesional.

4. Adaptar el diseño a diferentes tamaños y formatos

  • Ten en cuenta los diferentes tamaños y adapta el cuerpo de la tipografía y la medida de los distintos elementos gráficos a cada caso particular. El tamaño de una tarjeta de visita no es igual que el de una carpeta, un papel de carta o un sobre.
  • Respeta, eso si, la misma disposición gráfica y de textos en toda la papelería para mantener la unidad y un criterio coherente de diseño.

5. Controlar el acabado final

  • Vigila la calidad del papel, de los materiales y de las tintas que utilices en tu papelería corporativa, son elementos que repercuten en el acabado final e influyen tanto como el diseño gráfico. Controlar un acabado final de la mejor calidad ayudará a transmitir una imagen de tu empresa que inspire confianza.
  • El formato de unas tarjetas de visita o de unas carpetas de empresa también afecta al resultado final de la papeleria comercial. Aunque existen muchos formatos estándares y utilizarlos conlleva ventajas en el precio de impresión y un ahorro significativo de papel, en ocasiones salirse un poco de los formatos habituales puede resultar un golpe de efecto muy llamativo y una buena manera de diferenciarse de la competencia.